Archivo mensual: febrero 2008

Cuando el dinero se asocia a la reflexión

Incluyo hoy en esta página un texto que me envía el arquitecto Elías Toro sobre la nueva ciudad de Masdar, en el Oriente Medio. Para nosotros esa empresa y los principios que la sustentan son la mejor prueba de que las revoluciones de este siglo 21 no se hacen con palabras y desplantes sino a partir de una reflexión seria sobre las responsabilidades de una sociedad que vive del disfrute rentista. Nos parece a todos que estamos viviendo aquí el despilfarro más irresponsable de nuestra historia. Y las ideas que impulsan la realización de esta nueva ciudad apuntan, justamente, hacia la responsabilidad y la madurez. Nuestro oficialismo no abre espacios sino para justificar los impulsos del Caudillo, y por ello mismo resulta muy útil divulgar las experiencias de países petroleros, mucho más pequeños, que parecen sin embargo haber entendido realmente lo que significa vivir en el siglo 21. Seguir leyendo

Anuncios
Publicado en Página Arquitectura Y Ciudad | Deja un comentario

Un instrumento de cambio

En las páginas de las últimas tres semanas hemos hablado de la influencia de la ciudad en sus habitantes, para bien o para mal.

La arquitectura es una herramienta clave de esa influencia. La arquitectura es ella misma un pedazo de ciudad y los conjuntos arquitectónicos un fragmento mayor, a veces capaz incluso de recrear la ciudad. Decíamos siempre a nuestros alumnos de la Facultad de Arquitectura que es difícil saber en qué medida la Ciudad Universitaria modificó a Caracas. Hasta qué punto condicionó y condiciona los patrones de conducta de quienes estudian y conviven en ella. Si aceptamos que la Ciudad Universitaria es un testimonio cultural clave en el proceso de modernización de la sociedad venezolana, estamos también aceptando que vivir en ella como estudiante o como profesor es convertirse en receptor, consciente o inconsciente de ese testimonio. Siguiendo ese mismo hilo me permito afirmar que las diferencias de actitud entre los alumnos de la Universidad Simón Bolívar y los de la “central”, tiene relación con la arquitectura de ambas instituciones. Los de la “simón” parecen menos expansivos, acaso menos comunicativos, nos decía una vez una compañera de mi hija. Esa diferencia tiene que ver con la arquitectura de esa “ciudad”. Los pasillos cubiertos, que unen todas las Facultades derrotan al aislamiento, pletóricos siempre de transeúntes que se comunican entre sí, aún sólo visualmente, y son preámbulo a los espacios de recepción de las Facultades, abiertos a todos, invitando a un comportamiento de convivencia, a compartir democráticamente espacios que aprovechan el privilegiado clima nuestro. Seguir leyendo

Publicado en Página Arquitectura Y Ciudad | Deja un comentario