Archivo mensual: julio 2008

Foster-Virlogeux, una asociación feliz

El Viaducto de Millau es un hito en el desarrollo de la ingeniería contemporánea. No sólo por sus dimensiones que son importantes sino por el proceso que lo hizo realidad. Tiene un largo total de 2,5 kilómetros y su mayor luz entre apoyos es de 342 metros. Pero lo más notable es la altura de los soportes, de las pilas de concreto, que llegan a un máximo de 270 metros, que sumados a la altura de los mástiles de donde parten los cables de estabilización, alcanza los 343 metros, superando la de, por ejemplo, la Torre Eiffel. y convirtiéndolo en el puente vehicular más alto del mundo. La obra adquirió forma final gracias a la colaboración entre un arquitecto británico, Sir Norman Foster (1935) y un ingeniero francés, Michel Virlogeux (1946) que se asociaron para conjugar sus esfuerzos. Seguir leyendo

Publicado en Página Arquitectura Y Ciudad | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Sir Norman Foster: Arquitectura y Técnica

Sir Norman Foster (1935) más que un arquitecto de singular talento es una especie de símbolo de la arquitectura del presente. Ha logrado un vínculo entre buen diseño, racionalidad constructiva y uso de las nuevas tecnologías que no tiene precedentes en la historia de la arquitectura. Ya su oficina, o mejor dicho sus oficinas, porque ellas está regadas por todo el mundo, son en realidad centros de “consulting” capaces de responder a los más diversos y complejos encargos, cuyo número y dimensión asombran. En estos días veía fotos del nuevo Terminal Aéreo de Beijing; según parece “el edificio más grande del mundo” con sus 4 kilómetros de largo. Y no terminaba de salir de una sensación de estupor o perplejidad, cuando pensaba que semejante inmensidad pudiera estar bajo el estricto control de una oficina de arquitectura y, en última instancia, de un arquitecto. Seguir leyendo

Publicado en Página Arquitectura Y Ciudad | Deja un comentario

El error parisino de Jean Nouvel

Jean Nouvel (1945, Premio Pritzker 2008) es una estrella de la arquitectura francesa. Talentoso, hábil, teatral, pretencioso en el sentido criollo y muy al día en el sentido francés: hace y dice lo último. Es un estandarte del orgullo galo en épocas de opulencia y globalización. Desde el 2000 para acá, su oficina ha hecho 77 grandes proyectos y construido 17, una concentración de trabajo imposible de controlar si no se crean rutinas y hábitos reproducibles ajenos a la reflexión cuidadosa y meditada del “firmante”. Una prueba, de que hoy se remunera la notoriedad por encima de la calidad o la pertinencia cultural. Seguir leyendo

Publicado en Página Arquitectura Y Ciudad | Deja un comentario