ENTRE LO CIERTO Y LO VERDADERO

oscar-tenreiro-Mano-abierta
CONFECCIONES (7)

CONFECCIONES (7)

  Oscar Tenreiro El recorrido por lo que una vez fue el centro de Maracay y hoy es una sucesión desigual de edificios a lo largo de las calles de un damero del cual sólo se salvó la geometría, nos llevó a Lopez Aveledo Sur No. 1. Ya he dicho que allí quedaba la...
CONFECCIONES (5)

CONFECCIONES (5)

Oscar Tenreiro Estando reunidos con Dios los distintos países en el acto de otorgamiento de bondades y maldades para cada uno, hubo un amotinamiento cuando se supo de las excesivas bondades que se le otorgaban a Venezuela: mar amable, playas, montañas, inmensos ríos,...
CONFECCIONES (6)

CONFECCIONES (3)

Oscar Tenreiro Más allá de los lugares de la vida diaria estaba la ciudad, o el pueblo grande que era el Maracay de entonces. Pueblo que Gómez quiso hacer ciudad, porque como todo venezolano sabe, el Dictador despachaba desde Maracay, donde se sentía más a gusto que...
CONFECCIONES (6)

CONFECCIONES (2)

Oscar Tenreiro En el comedor había una mesa bastante grande que podía extenderse aún más, en la cual nos sentábamos, mi padre en las cabeceras y mi madre a su lado izquierdo; el mayor de los hijos, Jesús, en la otra cabecera y los otros cuatro en parejas, estando yo...
CONFECCIONES (1)

CONFECCIONES (1)

Oscar Tenreiro Ya lo he dicho muchas veces aquí pero siempre dentro de un comentario más general que apuntaba hacia otros temas. Hoy lo digo para comenzar una especie de confesión sobre mi historia personal, término que saco, el de confesión, de las observaciones a...
COMUNICACIÓN

COMUNICACIÓN

Oscar Tenreiro Vuelvo a lo de todos los años este 27 de Diciembre, a agradecer que Caracas haya sido fundada en un valle que por esta época disfruta de una atmósfera más transparente, la temperatura es primaveral y hay una luz que se empeña en mostrarnos la hermosura...
CONFECCIONES (6)

NAVIDAD

Oscar Tenreiro Hace unos minutos terminé de releer David Copperfield. Me lo había regalado mi madre en mi cumpleaños número once (o doce, no lo recuerdo bien) y allá en Maracay donde vivíamos, con frecuencia sentado en una de las mecedoras que estaban junto al patio,...